25.03.2020

Estrategias para vivir con éxito el confinamiento

Delante de una situación excepcional y nueva que nos rompe todos los esquemas vividos hasta la fecha, es normal sentirse nervioso, preocupado, desbordado y en algunos casos ansioso.

En estos días de confinamiento, una buena gestión emocional puede ayudarnos o ponernos “palos a las ruedas”

Algunas pautas para ganar serenidad:

  • Enfocarnos a lo que pensamos y legitimar nuestros pensamientos es el primer paso.
  • Dar espacio a la negación inicial y la rabia por la pérdida de libertades
  • Permitirnos el duelo por los miedos frente a las nuevas situaciones económicas
  • Hablar de lo que sentimos. Exteriorizar nuestras emociones. Compartirlas con amigos y familia.
  • Hacer un llamamiento a la calma y la tranquilidad preguntándonos frente a las emociones desagradables (rabia, miedo, ira…) ¿qué sentimos? ¿en que intensidad lo siento? ¿qué podría hacer para bajar un poco esa intensidad?  (En caso de necesitar ayuda, solicitarla).
  • Poner el foco en ver las partes positivas del confinamiento: tiempo compartido con amigos y familia aunque sea virtual, educar a nuestros hijos emocionalmente compartiendo lo que sentimos, mayor descanso si lo necesitas,…
  • Crear unos hábitos y rutinas saludables: seguir horarios, alimentación, ejercicio, descanso y un horario de teletrabajo acotado
  • Seguir con tus horarios normales de levantarte e irte a dormir (no estamos ni en vacaciones ni cada día es sábado)
  • Para las familias con niños y/o adolescentes: marcar tiempos de uso de tecnología virtual, compartir tiempo de juegos en familia, aprovechar para mejorar la comunicación y tratar esos temas que no teníamos en general tiempo o ganas de hablar. 
  • Buscar tiempo de calidad en familia y con nosotros mismos
  • Hablarte en positivo para ganar bienestar emocional. No retroalimentar ni la queja ni los pensamientos catastrofistas

Más tarde o más temprano volveremos a nuestra vida habitual y dependiendo de como lo hayamos vivido nuestra salud emocional será una u otra. 

Si necesitas escucha o acompañamiento para seguir con fuerzas o para legitimar tus pensamientos y emociones, te escucho. Te acompaño. Un abrazo virtual a cada un@ de vosotros.

Patricia Lluch

Barcelona, 25 marzo 2020