Bienestar Organizacional

¿Qué es lo mejor que podría suceder?

De nuestro bienestar emocional dependen nuestras acciones. Cuando nos sentimos emocionalmente bien, nos sentimos seguros, proactivos, tranquilos. Al igual que a las personas nos afectan las emociones por las que pasamos en función de nuestras circunstancias, en las organizaciones también.

Las emociones nos posibilitan o nos limitan y lo mismo pasa en el entorno laboral. Toda organización transmite una emoción. Unas transmiten alegría, otras resignación, otras miedo y resentimiento, otras fuerza y unión  ¿Qué emoción caracteriza a la tuya?

Dependiendo de la emoción colectiva, del llamado “clima laboral” las personas que la conforman se sentirán desmotivadas o motivadas y de ello dependerá en gran parte el rendimiento colectivo. ¿Cuál es el coste del absentismo laboral por desmotivación?¿Por qué aún prevalece que es necesario poner a las personas bajo presión para que cumplan?¿Cómo motivar e ilusionar?

Sabemos lo que es el sufrimiento, la tristeza y el dolor que bloquea el alma. El dolor que paraliza. Sabemos lo que es el amor y la alegría. Salir de la caja de confort explorando caminos nuevos y desconocidos es aprendizaje, es descubrimiento. El cambio SÍ es posible.

¿Quieres convertir tu organización en un entorno estimulante, donde toda persona se sienta reconocida y valorada?. Todas las personas aspiramos a “pertenecer” ¿Se respira un ambiente de pertenencia e inclusión en tu empresa?

Toda persona, es única con sus vivencias y circunstancias. Y lo mismo con las organizaciones. No hay dos iguales. Nos importan vuestros sueños, vuestras ilusiones, vuestros deseos y también vuestros miedos.

Invertir en bienestar emocional es encontrar oportunidades de crecimiento. Poneros en contacto con nosotras si realmente deseáis desarrollar habilidades para vivir desde vuestra mejor versión, si queréis descubrir lo extraordinario de trabajar en un ambiente de bienestar emocional.

Cuando se empieza una revolución emocional, genera un efecto tsunami a su alrededor, influyendo en vidas personales, en los equipos, en la organización, ¿Os sumáis al poder de lo intangible? ¿Qué es lo mejor que podría suceder?